OKR: ¿Cómo conectar tu Propósito con tus Objetivos?

Crear una metodología de gestión de trabajo. Esto fue lo que hizo el CEO de Intel, Andy Grove, al crear los OKR. Hoy en día, este procedimiento es adaptado a diferentes organizaciones para optimizar el trabajo en equipo.


Los OKR son un método de Objetivos y Resultados Clave, como bien lo indican sus siglas en inglés. Estos permiten crear y seguir objetivos y resultados individuales, de equipo y de compañía en una forma abierta y transparente. Debido a su eficacia, fueron adaptados por Google y hoy en día, diferentes empresas en el mundo comienzan a incorporar este sistema.


Algunas organizaciones utilizan objetivos aspiracionales y otros objetivos operativos. En el caso de Google, establecieron “objetivos aspiracionales estrictos”. Su intención es impulsar a las personas a superarse en el marco de un propósito que se logra mediante el trabajo en equipo. La implementación de estos objetivos, con tal fuerza, les permitió obtener un 70% de cumpliento que se considera exitoso. Y varios analistas afirman que hay un antes y un después en Google tras utilizar los OKR.


¿Qué es OKR?


La O, hace referencia al objetivo, este es una declaración ambiciosa de lo que se quiere lograr, durante un periodo específico de tiempo. Estos deben ser :

  1. orientados al propósito,

  2. aspiracionales,

  3. cualitativos

  4. acotados en el tiempo.


Mientras que KR (key results), hacen referencia a los resultados clave. Un indicador de progreso que muestra cómo se está moviendo para lograr el resultado deseado. Para la consecución de esto, es importante aclarar que:

  • Cada objetivo tiene de 3 a 5 resultados clave.

  • Cada resultado clave debe ser una forma de definir el éxito y medir el progreso hacia este.

  • Debe ser medible, asociado a un indicador.

  • No deben ser tareas.

  • Las actividades o tareas es la forma en que se va a trabajar para lograr los Resultados Clave.

Tareas y Actividades


Las tareas y actividades son iniciativas que se ejecutan a diario o semanalmente que ayudará a progresar en la dirección deseada.


Con la consecución de un objetivo se obtiene placer y satisfacción, logrando que la vida cambie por un periodo de tiempo. Para que los objetivos sean perdurables y generen un impacto positivo, es necesario volverlos sistemáticos.


Para esto las empresas deben centrarse en el proceso y tener objetivos fáciles de recordar. Prestando especial importancia al objetivo tractor de todos los demás. Asimismo, es fundamental dedicar 10 minutos, cada día, a revisar cómo van las actividades. Así como realizar seguimiento semanal y mensual y hacer retrospectivas al final de cada periodo. Otros aspectos a tener en cuenta es el asentar el Aprendizaje Validado y aplicar el CFR, conversación, feedback y reconocimiento, siendo 100% transparentes y agradeciendo o reconociendo cuando sea el caso.


Ya que la parte humana es vital en una empresa, los OKR permitirán crear sinergias de trabajo enfocándose en una meta común, estableciendo metodologías de gestión interna. Aplicando este método se podrá medir el progreso y los resultados obtenidos haciendo estrategias más eficientes que incrementen la productividad de la organización.


¿Cómo conectar tu propósito con tus objetivos?


En el tercer módulo de nuestro programa, Transformación organizacional, Paco Caballero, Co-Director de Tail Advisor y facilitador de The SOCIAL MBA, habla de cómo podemos llevar la metodología OKR a la práctica. Primero debes establecer una dirección: el propósito, los valores y la estrategia. Es decir, hacia dónde vamos y queremos ir. La segunda fase será la ejecución, que se refiere a cómo lo estamos haciendo, y cómo lo queremos hacer para hacerlo mejor. Y por tercer y último lugar, qué resultados obtenemos con ello.


Por lo tanto, tendremos un modelo en cascada. Damos inicio en el propósito (EL PARA QUÉ) que está fundamentado en unos valores y distribuido en períodos de tiempo (EL CUÁNDO).



Y así pues, definimos objetivos para cada período de tiempo y los resultados claves esperados (EL QUÉ). Para cada resultado clave debes definir una serie de tácticas, y para cada táctica, las tareas específicas que nos van a permitir obtener dicho resultado.

Esperamos que este artículo te haya permitido entender un poco más sobre la metodología OKR y cómo puedes vincularla a tu propósito. Felices de que puedas compartirlo con tus compañeros o tu equipo de trabajo. Y nos gustaría saber qué opinas y cómo has implementado tu metodología en tu empresa.


29 vistas